Tests de este mes Tests anteriores Revista Todo Guitarra y Bajo

MARTIN BLUST




Gracias a una excelente combinación costo-calidad, esta marca argentina logra imponerse en un mercado tan competitivo como es el de las cuerdas para instrumentos tanto acústicos como eléctricos. En el informe, el propio Martin Blust nos cuenta en primera persona, cómo es el proceso de fabricación de sus cuerdas.

“Mi padre, Santiago Blust, empezó con la fabricación de cuerdas en el año ’52. Era autodidacta, y fabricó a base de prueba y error su propia máquina para hacer cuerdas de guitarra clásica o criolla. A través de los años siguió fabricando cuerdas con marcas como Gauchita o Excelsior, marcas que se conservan hasta el día de hoy. Fue en el ’98 cuando entré yo a la fábrica. Ahí empezamos con todo lo que es la fabricación de cuerdas para guitarra eléctrica, acústica, para bajo, y también para otros instrumentos como tres cubano, triple colombiano, bajo quinto y bajo sexto, charango, cavaquinho, cuatro venezolano, vihuela mexicana, ukelele, etc. En la actualidad hacemos más de cien encordados distintos.

Nosotros usamos los mismos materiales que usan las fábricas del exterior, comprados en los mismos lugares que ellos. Tenemos máquinas propias e importadas. Si bien el trabajo del operario es muy importante, la cuerda tiene que salir bien desde la máquina.
Hablando específicamente de lo que es la fabricación de la cuerda entorchada para guitarra eléctrica, se compra el material en carreteles muy grandes, lo que sería el alma hexagonal de la cuerda, que es al que luego se le pone la bolita o ball end. Nosotros también hacemos esta bolita en tornos automáticos, y tenemos una máquina que lo único que hace es colocarla al final del alma de la cuerda.
Después, las 2000 o 3000 que hizo la máquina, se la lleva al proceso de entorchar, que es otra máquina distinta. A veces la gente tiene la fantasía de que las cuerdas vienen en un rollo (risas), y la realidad es que las cuerdas se hacen una por una. El operario es el que coloca cada cuerda en esta máquina, y es el que tiene que estar controlando que el ángulo del entorchado sea el indicado, que todo el proceso sea el correcto, etc.

Es un proceso que requiere de mucha precisión. Continuamente estamos testeando las cuerdas, con un estricto control de calidad. También, después de la fabricación propiamente dicha, las chicas -usando guantes- enrollan a mano las cuerdas en un ambiente controlado, y las envasan en los paquetes, que están cerrados al vacío para evitar la humedad, para que de esta forma la cuerda dure más tiempo como nueva. Mientras se realiza el proceso de enrollado y envasado es cuando se revisa el estado de las cuerdas. Cuando se detecta algún problema, esa cuerda queda descartada. También, cada tantos lotes se saca algún encordado y se las prueba sobre la guitarra.
Con respecto a la creación de nuevos encordados en lo que se refiere a la guitarra eléctrica, lo que hacemos es responder a la demanda del mercado. Lo tradicional fue siempre el .008, el .009 o el .010. Después surgieron géneros que empezaron a usar .011, .012 y hasta .013, donde el guitarrista afina más abajo. También incorporamos hace ya un tiempo las Black Soul para guitarra eléctrica y bajo, fabricadas con alambre de acero negro, lo que le confiere a la cuerda una duración tres veces superior a la de la cuerda tradicional.
La materia prima de la cuerda de eléctrica es el acero redondo que conforma lo que son las cuerdas lisas -1ª, 2ª y 3ª- como el hexagonal de las entorchadas -4ª, 5ª y 6ª- que se llama “mandolin wire”. La materia prima con la cual se entorchan las cuerdas es variada, pero por lo general, lo que más se usa es el acero niquelado al 8%, o como ponemos en el packaging: nickel plated steel. Hay algunas marcas que ponen como que son de níquel, pero ojo, porque en realidad es una aleación. De hecho, hay cuerdas de níquel en el mercado, pero son carísimas justamente por el costo de la materia prima.
Lo que hicimos también fue incorporar las bolillas de color, no sólo para identificar más facilmente el calibre de las cuerdas, sino que también se hizo por una cuestión de conciencia del medio ambiente. Al haber menos packaging, en vez de usar seis sobres usamos sólo uno. La idea de la fábrica Martin Blust es la contínua mejora, tanto del proceso como del producto final, manteniendo siempre la mejor relación costo-calidad”.

Martin Blust es también un fuerte referente entre los guitarristas y bajistas, con una extensa lista de endorsers, que incluye entre otros al “Tano” Marciello, a Alejo León, Facundo León y a Rubén Martínez (Iorio), al Sr. Flavio (Los Cadillacs), a Adrián Subotovsky, a Andrés Rexach (Guitarrería), a Daniel Maza, y a Miguel Sigales. “Nuestro primer endorser fue ni más ni menos que Pappo. Resulta que a través de su manager le hacemos llegar unos encordados. Y la anécdota fue que un día llega a su casa su hijo Luciano -quien hoy es endorser- diciéndole que se había comprado un encordado de los nuestros que le había resultado muy bueno. Entonces Pappo saca un encordado del estuche, y era un Martin Blust, como diciéndole… “¡a papá!”.

www.martinblust.com



www.martinblust.com

 

www.guitarraonline.com.ar
Webmasters: Pablo pablo@guitarraonline.com.ar
Marcelo Roascio mroascio@guitarraonline.com.ar
Publicidad: Laura Goldar lauragoldar@gmail.com